Himalaya 7000

May 10

Dispatch #34

Published at 20:41
Dispatch created from email
Hola a todos!!

Ante ayer, poco antes de la medianoche llegamos a Chile, felices de estar
cerca de nuestra gente y nuestra tierra, que a pesar de todas las maravillas
que conocimos, ya empezábamos a añorar.
Para cerrar la historia apropiadamente no podemos dejar de contar lo que
fueron nuestros últimos días en Katmandú, ciudad que estaba en un completo
paro, todos los comercios cerrados y ya no se veían más autos ni bocinas en
las calles. Miles de Maoistas (un movimiento comunista muy fuerte en Nepal y
en particular en China) de todo Nepal se apoderaron de la ciudad, la que
llenaron de gritos, marchas y pancartas exigiendo la renuncia del primer
ministro, esperando que con ello finalmente la democracia declarada el 2008
tras 240 años de monarquía se transforme en el gobierno real del caótico
país.
Por fortuna, hasta ahora todo ha sido pacífico, por lo que pudimos disfrutar
plenamente nuestros últimos días en un Katmandú tranquilo, sin autos y mucha
gente llenando sus callecitas.
Nuestro primer destino fue Pashupatinath, un conjunto de templos junto al
sagrado Río Bagmati (tan sucio que el Mapocho o el Río de la Plata parecen
vertientes de agua cristalina a su lado), donde terminan los restos mortales
de cada hombre y mujer Hindú de Katmandú.
Tuvimos la oportunidad de observar una ceremonia funeraria completa, la que
es totalmente pública, aunque la rivera del Río donde se realiza, sólo puede
ser pisada por individuos de fé Hindú.
Si bien el difunto llega en un ataúd como nos es habitual, la diferencia
comienza cuando a fuerza de ganchos y martillos abren el ataúd y sacan el
cuerpo, el que reposa a la orilla del Río mientras lo cubren con muchas y
coloridas sábanas, guirnaldas de flores, arroz, tierras de color rojo y
muchos otros obsequios, entre tanto los deudos lloran al difunto y las
mujeres en fila, una a una dejan caer agua en su frente. Llegado el momento
se lo coloca sobre una pira delicadamente preparada con troncos, paja y
coloridas flores, la que durante horas arderá hasta que todo se reduzca a
cenizas, las que serán arrojadas a las aguas del Bagmati.
Impacta ver la ceremoniosidad del rito en contraste con el río
extremadamente sucio, lleno de basura, las hordas de monos saltando de un
lado a otro y nadando en el mismo río, y a no mucha distancia, jóvenes y
niños hurgando en el fétido limo del río en busca de joyas y cualquier cosa
de valor que haya sobrevivido al fuego.

Al día siguiente nos pasamos todo el día en Patan, una ciudad independiente
pero en la práctica fusionada con Katmandú, y que en su plaza Durbar cuenta
con numerosos y enormes templos dedicados a cada divinidad Hindú. Además
visitamos el templo de oro, no muy grande pero finamente adornado, activo
desde hace cientos de años y presidido por el monje principal que es un niño
no mayor de 12 años.
Finalmente tras un merecido almuerzo, visitamos el museo de Patan, una
verdadera maravilla, no tanto por las piezas que exhibe, que si bien
hermosas pueden compararse a las que se ven esparcidas por toda la ciudad,
si no por la fantástica manera en que describe el Hinduismo y el Budismo, su
historia, sus creencias, dioses y como reconoces la iconografía de los
ídolos y figuras que por doquier se encuentran en toda la ciudad.
Tras haber sido echados a patadas del museo por los encargados de cerrarlo,
volvimos a aprovechar las dos horas que habría el comercio en la tarde para
comprar algunos regalitos.
Finalmente, el día del vuelo, visitamos la Stupa de Bouddha, la más grande
de Nepal y sin duda una de las más hermosas, dominada siempre por los ojos
de Buda y coronada por los trece peldaños que llevan al Nirvana.

El regreso fue tranquilo, sin demoras ni percances pero afortunadamente con
esperas más cortas que a la ida y siguiendo la misma ruta... Katmandú,
Bharain, Amsterdam, Sao Paulo, Santiago. Con una noche y un día en Sao Paulo
que aprovechamos para recorrer la ciudad de Guarulhos, la que alberga al
Aeropuerto.

No sin esfuerzo nos comenzamos a enchufar en la vida cotidiana y comenzamos
a encarar los nuevos y fascinantes desafíos que nos esperan aquí en nuestra
querida tierra.

Extremadamente felices y satisfechos de los días vividos, les agradecemos
enormemente sus mensajes y esperamos hayan podido disfrutar de esta aventura
con nosotros.

Ya subiremos más fotos de buena resolución en cada despacho, les avisaremos.

Un gran abrazo y hasta la próxima...

Natalia y Camilo

Comments


  • There are no comments yet


Add Comment


Notify this dispatch to subscribers?

Yes
No
Cancel