Expedición Monte Tyree - Antartica

Dec 24

Dispatch #13

Published at 07:41
Dispatch created from email
Ya de vuelta en nuestro campamento al pie del Epperly, equipado con toda la tecno-paraphernalia podemos explayarnos con las
aventuras de los últimos días.
Tras la tormenta, entre nubes pero con una atmosfera calma, el domingo 16 nos dispusimos a replegarnos al Campamento Base del
Vinson, lugar donde recogeríamos unas carpas de repuesto para seguir la expedición con la adecuada seguridad. Así iniciamos una
marcha de uno 13 Kilómetros pero cargaditos, con bajadas y subidas. . . así finalmente sacamos a pasear al "Enano Maricón" (Aclaración
para los que no siguiron la expedición del año pasado: "Enano Maricon": Dícecese del espiritu maligno que superando las fuerzas de
la gravedad y el roce, se apodera del trineo del pobre expedicionario, controlándolo de manera caprichosa y precisa con único y final objetivo de transformar una tranquila marcha con trineo, en una lucha campal de tiras y afloja, tracciones y contorciones, capaz de extraér todas las energias del pobre expedicionario y generar un nudo ciego en su espalda. )
Llevamos sólo un trieneo por cordada, así que nos turnabamos al enano. . . así, tras unas horas, cada uno ganaba una batalla. . . . pero
no la guerra.
En el base del vinson fuimos recibidos con la habitual hospitalidad, y se nos ofreció una carpa para que pasaramos la noche sin apretujarnos todos en frankeinstent. . . era una "north face - Himalayan Hotel" con el puro nombre se pueden imaginar el tamaño.
Nuestras nuevas carpas hacen completo honor a su categoria de "Hevy duty" (trabajo pesado), fabricada con la más fina "tela de camión" y con doble mástiles, es capaz de soportar un tornado o una lluvia de hipopotamos. . . la pregunta es si el pobre expedicionario soportará cargarla en la mochila. . .
Al día siguiente, con un tiempo gris y un pronostico negro, rumbeamos pal´ Low Camp, que a pesar de su nombre está relativamente alto, por lo que nos quedaríamos capeando ahí el mal tiempo, aprovechando de aclimatar, además estaríamos más cerca del Vinson, el cual intentariamos si el tiempo lo permitía con el mismo fin.
Durante una comunicación con Patriot nos dieron un pronóstico de que se veníauna tormenta peor que la otra. . . la Megasuperhiperrecagatedesusto tormenta. . . así que quedamos más tiritones que espejo de micro y nos pusimos el casquito de Bob
constructor y metale contruyendo muritos. . . bloquecitos, bloques, bloquesotes. . . . la gran muralla china era una alpargata al lado de
nuestros muros, los que podían ser vistos desde Neptuno, de hecho se nos acusa de haber sido ayudado por los extraterrestres. . . .
Finalmente la tormenta fue más falsa que judas, pero el dolor de espalda que nos dejó la paleada era bien real. . . . en fin, más vale
prevenir que coser, digo, que curar. . .
Entre la protección de los megamuros, más nuestra fortaleza de tela decamión, nuestro aposento se transformó en un lúgubre y frío antro de humedad, por lo que al día siguiente bajamos nuevamente de un pique al Base Camp a rescatar a nuestra querida y bienamada
frankeinstent. . . luminosa, espaciosa, cálida. . . todo un hotel seis estrellas.
Según el pronóstico de Yolanda Sultana, el día siguente sería un periodo de 24 horas de calma y luego seguiría el mal tiempo, así
que dormimos con los crampones puestos para aprovechar ese período y nuevamente intentar el Vinson "de una", confiando en que la
tercera es la vencida.
El tiempo no estaba tan bueno como se suponía. . . . parece que con la tormenta la bolita de cristal se llenó de nieve. . . . pero "entre ponerle y no ponerle. . . . " así que partimos. . . las chicas hicieron "club de Lulú" así que a los machos recios no nos quedó otra que hacer club de Toby. . . Ellas querían abrir la primera ruta "femenina" en el Vinson, para lo que escogieron una línea bien bonita que corta la pared Oeste de la montaña, que en 1400 m de desnivel alcanza el filo y el plateau superior. Damien y Camilo subieron nuevamente por la ruta normal, este ultimo cargando esquies, botas y la ilusión de bajar esquiando el cerro. A las chiquillas les fue "de pelos" salieron al filo más contentas que indio con espejo, gritando y haciendo señas, la ruta resulto super bonita y entretenida. El tiempo se puso feo, así que Damien bajo, pero las chiquillas venían como cohete apuntando a la cumbre. En el plateau superior se les unió Camilo, reconstituyendose el team de "los tres chanchitos". La visibilidad iba y venía, la cumbre a ratos
aparecía para darnos ánimo, o sacarnos pica, como se quiera ver.
Tras una laaarga y agotadora marcha alcanzamos la cúspide de Antártica a las 5:00 h de la madrugada del 21 de diciembre, cási
podriamos haber seguido caminando por sobre las nubes, que en denso rebaño eran arreadas por el viento con rumbo Oeste.
Tras hacer un par de "daguerrotipos" para inmortalizar nuestro paso por tan singular punto de la geografía, comenzamos nuestro largo
retorno, rodeados por el blanco eterno de Antártica, que esta vez, desde el suelo se había trepado al cielo, así nos tocó marchar
cinco horas adentro de una pelota de ping pong antes de ver aparecer "la gran muralla china" y el abrigo de nuestra menos preciada
fortaleza de "tela e´ camión". Las nubes de pasada aguaron las esperanzas del chanchito esquiador, el que no le quedo más que bajar
nuevamente como equeko, cargado de todos sus cachureos de vuelta pa la casa. . .
Impresionados por la estabilidad del tiempo esta temporada: . . . . "siempre malo". El 22 iniciamos el retorno al campamento Epperly, de
donde habíamos partido hace cási una semana, un par de porteos fueron necesarios en el portezuelo, tras los cuales y aprovechando
los últimos rayos del sol que se escondía tras el Knutsen, alcanzamos nuestro super campamento con nuestra super frankeinstent. Aquí procedimos a "implantar" nuestro trasero en nuestras colchonetas, y armarnos de paciencia a esperar que el tiempo nos brinde una oportunidad para intentar el Epperly. Como es una nueva ruta, y es nuestra primera vez en la montaña, no podemos darnos el lujo de subir sin visibilidad como en el Vinson, montaña que miembros del equipo ya habían subido en repetidas ocaciones.
Le pedimos al Viejito Pascuero una semanita de buen tiempo, esperamos que nos la regale, si no ya se las va a ver con nosotros el
Viejo cagao, que tampoco nos trajo nada el año pasado ni el anterior, ni el anterior. . . . . . .

La ruta de las Niñas en el Vinson aún no tiene nombre. . . en realidad tiene tres nombres, para los que conocen a la Pachi se imaginarán por que. . . "la indecisión". . . Los posibles candidatos son "No boys allowed", "Chilean-Slovakian" y el último. . . el más mamón de todos. . . no me dejan publicarlo. . . . . buuuuuuu, no quieren ensuciar su imagen de "chicas rudas". . .

Bueno los dejamos pues se nos va a recocer el pavo que tenemos en el horno para la cena de navidad. . . . como en las películas, con nieve y todo. . . además tenemos que armar el arbolito. . .

Feliz Navidad a todos.
  • Name: Campamento Epperly
  • Elevation: 2352 m
  • Latitude: 78° 2813South
  • Longitude: 85° 5832West

Comments


  • There are no comments yet


Add Comment


Notify this dispatch to subscribers?

Yes
No
Cancel